Corona Virgen del Valle. Coronación

Corona realizada en 2002 expresamente para la coronación canónica de la Virgen del Valle. Una obra de oro, de aspecto muy suntuoso y costeada por suscripción popular, que sigue el modelo de la corona de 1921 pero enriquecida por piedras preciosas (mil setecientos diamantes y semipreciosas (cuarenta y cinco aguamarinas), y eslamaltes cloisoné en tonos azules que han sido realizados en la abadía de Santo Domingo de Silos.

La corona consta de un ancho aro, o canasto, con decoración de cintas roleadas junto con algún tallo floral, en cuyo borde superior aparecen como remate unos perillones, o seudojarritas de inspiración seiscientista, y una diadema semicircular creciente, calada, de la que parten rayos ondulantes alternados con lisos, rematados éstos por estrellas de ocho puntas enriquecidas con diamantes y oro blanco. La ráfaga termina, en el centro, con una cruz latina que descansa sobre un pedestal adornado de esmaltes. Tanto el aro como la diadema presentan botonaduras de esmaltes en las que encontramos algunas novedades con respecto a la corona que ha servido de modelo, así junto al anagrama de María, aparecen los emblemas de la Hermandad, los del Papa Pío VII, que le concedió el título de Archicofradía, y los del Rey Carlos IV que le otorgo el título de Real.

La pieza desprende una gran luminosidad de reflejos azulados, producto de la combinación de los diamantes, las aguamarinas y los esmaltes azules, siendo todo un éxito del diseño, pues no olvidemos que el azul es el color de la Virgen del Valle. Su artífice es el orfebre cordobés Manuel Valera Pérez.