1994. Juan Roldán Rodríguez

Fecha nacimiento: 1940. Viso del Alcor – Sevilla.
Fallecimiento: 2014

Biografía: Nacido en la localidad de El Viso del Alcor, trabajó durante sus primeros años en un gran almacén, formándose artísticamente en la Escuela de Artes y Oficios de la capital, Sevilla.
Gran paisajista y excepcional cartelista, parte de su obra se encuentra repartida en lugares de tanta importancia como son el Palacio de Buckingham en Londres, el palacio de Liria y el palacio de la Moncloa en Madrid, o la Casa de las Dueñas de Sevilla. Además existen obras suyas en la capital hispalense en el museo de la Real Maestranza y en el de la Hermandad de la Macarena.
En su palmarés destaca el premio Trepo de Pintura, que recibió en 1987; el de Fitur y el Premio de la Real Maestranza de Sevilla, en 1992; y el Premio de San Miguel de El Viso del Alcor en 2001.
En 2001 le fue concedido el titulo de Hijo Predilecto de El Viso del Alcor, su localidad natal, donde tiene una calle rotulada con su nombre.
Roldán pintó carteles para casi todas las fiestas de Sevilla, con las que se sentía muy identificado, en los que reflejaba con gran maestría las tradiciones de la ciudad.

Estilo de su obra: Juan Roldán era un pintor que desarrolló una carrera en la que el paisaje se convirtió en el centro de su motivo pictórico. Su atención a la Vega, a la Vega de El Viso, con su diversidad de colores y matices, con su atmósfera esencialmente luminosa, conformó el centro de una buena parte de sus obras.
Entrar en la realidad soñada que impera en las pinturas de Juan Roldán, implica escapar siempre hacia un mundo donde no existe la crispación que preside sin embargo la vida contemporánea. En el mundo de Juan Roldán no hay opresión, ni angustia, ni maximalismos condenatorios, ni códigos morales autoritarios. Por el contrario triunfa en sus composiciones siempre la estética de lo apacible y de lo melancólico. Y siempre también Roldan renuncia a la estridencia, a lo multitudinario, al agobio imperante en la realidad cotidiana.
Algo fundamental se intuye siempre en las pinturas de Juan Roldán: el silencio. Un silencio que inunda en sus inmensos espacios, en sus placidas atmosferas, en las playas, en las dunas, en los caminos. Un silencio que inunda en sus inmensos espacios, en sus placidas atmosferas, en las playas, en las dunas, en los caminos. Un silencio que solo se interrumpe con el ruido del mar, el crepitar del fuego o el aleteo de una paloma. Un silencio que envuelve a las figuras fundiéndolas armoniosamente con el espíritu poético que impera en sus obras.

 

Exposiciones: El pintor llevó el paisaje de El Viso, la esencia visueña, por todo el mundo, ya que «era un visueño orgulloso de su tierra», una tierra a la que ha llevado en su obra en exposiciones realizadas en Londres, en Nueva York, en Estrasburgo, en Madrid, en Barcelona o en San Sebastián.

Fuentes:
diariodesevilla.es
sevillapedia.wikanda.es
www.sorolla.com