Iglesia de San Román

sanroman1_bigLa iglesia de San Román, del año 1356, de estilo mudéjar y posterior renovación barroca en los siglos XVII y XVIII, es el típico templo parroquial sevillano, formado por tres naves, la central de mayor anchura y altura que las otras. En la cabecera de la nave lateral izquierda se encuentra la Capilla Sacramental, de la época fundacional de la iglesia, cubierta con bóveda de crucería.

La fachada principal tiene una portada gótica de cantería del siglo XIV, fuertemente abocinada, un óculo central de gran tamaño sobre ella y tres óculos de menor tamaño. Las fachadas laterales a calle Sol y a calle Enladrillada tienen igualmente portadas de cantería del siglo XIV. La torre campanario, a la izquierda de la fachada principal, de estilo barroco, data del año 1700.

Al inicio de la Guerra Civil de 1936, la iglesia fue saqueada e incendiada, quedando el edificio prácticamente destruido. Se salvó la torre barroca, los pilares que sostenían la techumbre de madera, el ábside, las nervaduras góticas y las dos portadas. Consecuencia de este suceso fue la desaparición del retablo mayor, donde se veneraban las imágenes de San Román y de la Virgen de Granada de Roque Balduque, de la segunda mitad del XVI. El templo fue restaurado en 1947 y posteriormente en el año 2004.

Como consecuencia de la invasión francesa en 1810, la Hermandad de Nuestra Señora del Valle se traslada a la Iglesia de San Román, en la que permanece hasta el año 1816, en que vuelve al Convento del Valle.

La resolución de la Junta Revolucionaria de 1868 de suprimir parroquias hace que la Hermandad se traslade ese año a la Iglesia de San Román, en la que permanece hasta el año 1870, en que, pasada la situación, vuelve a la parroquia de San Andrés

sanroman2_bigEl Tesoro Histórico Artístico  

En su interior nos encontraremos grandes cambios, como la nueva portada de arco ojival, realizada en piedra y aparecida entre los muros de la iglesia que da a la calle Enladrillada. Pero es una pena que la recién restaurada portada que da a la calle Sol se haya dejado sin apertura. La torre de estilo barroco, de autor anónimo y ubicada a los pies del Evangelio, pertenece al s. XVIII.

Respecto al retablo mayor, que se encuentra en el presbiterio de San Román ya colocado, proviene de la capilla del antiguo Hogar Virgen de los Reyes, cedido en uso por el Ayuntamiento al Arzobispado. Dicho retablo es del s. XVII y de autor desconocido, y ha recorrido un largo camino sufriendo modificaciones, pérdidas y añadidos.

Aunque no se han encontrado datos históricos precisos, parece que estuvo en el Hospital de San Hermenegildo hasta 1837, año en el que pasó al Hospital de las Cinco Llagas. Tras ser desmembrado y desposeído de su pintura central, pasó al asilo de la mendicidad, y en 1959 llegó a la capilla del Hogar Virgen de los Reyes procedente de dicho asilo. La ensambladura fue obra de Diego López Bueno en 1603 y las tres pinturas del ático (la trinidad, la templanza y la fortaleza) de Alonso Vázquez y Juan de Úceda. Su sencillo diseño guarda parecido con el retablo mayor de la parroquia de Castilblanco?, realizado por los tallistas Ribas en 1678.

Además podremos contemplar una imagen de la Inmaculada del s. XVIII. Proviene del Hogar Virgen de los Reyes y fue restaurada en el año 2002 en el taller de Regla Rossiñol, Carlos Sánchez y Álvaro Rodríguez. El templete de plata fue encargado al orfebre Jerónimo Seco y restaurado en el año 2002 en el taller de Villareal, para que saliera en la procesión Eucarística de la Parroquia, que se viene celebrando desde el año 2002 con la participación de las Hermandades de la feligresía.

También encontramos la imagen de San José, el Cristo Crucificado del s. XVI y principios del s. XVII, de talla en madera policromada de tamaño académico, y la imagen de Santa María del s. XVIII. Fueron restauradas estas imágenes en el taller de Regla Rossiñol, Carlos J. Sánchez y Álvaro Rodríguez. Se recuperó la imagen titular de San Román, obra de Francisco Berlanga en madera policromada y estofada del año 1998.

Por último, la gran obra de orfebrería que dirigió Manuel de los Ríos y entregada en julio del 2004, preside la capilla sacramental, siendo costeado por donantes y feligreses.