Iglesia San Martín

La iglesia de San Martín, edificada en el primer cuarto del siglo XV, es un edificio gótico de una sola nave, totalmente abovedada, y capilla mayor de planta cuadrada y bóveda de nervaduras. La portada de los pies, sobresaliente de la línea de muros, tiene arquivoltas apuntadas, situándose en sus proximidades una torre.

Grandes contrafuertes ocupan los muros laterales del templo, apareciendo en el derecho una portada de estilo neoclásico.

El retablo mayor fue diseñado por Vermondo Resta en 1606 y lo realizó Diego López Bueno. En el muro del lado derecho de la iglesia encontramos el retablo de Ntra. Sra. de la Esperanza Divina Enfermera fechable hacia 1680. En el muro de la izquierda de la iglesia se encuentra el retablo de la Virgen de la Europa correspondiente al último tercio del siglo XVIII.

El lado derecho de la capilla mayor lo ocupan dos retablos barrocos del siglo XVIII. La hornacina central la ocupa un grupo de San Joaquín, Santa Ana y la Virgen, del siglo XVIII. Al lado izquierdo de la capilla mayor se sitúan dos retablos, uno dedicado a San José del siglo XVIII y otro al Entierro de Cristo del siglo XVI.

En el lado del Evangelio de la nave se abre la capilla Sacramental, en la que recibe culto el Stmo. Cristo de la Lanzada junto a la Virgen de Guía y San Juan Evangelista.

Próximo al retablo de la Virgen de la Europa se halla el de Ntra. Sra. del Buen Fin, obra documentada de Juan de Astorga en 1810.

En el muro izquierdo de la iglesia se sitúa la capilla de la Santa Espina, en la que recibe culto la imagen de la Inmaculada Concepción.

En el año 1540 se erige en la iglesia de San Martín la Hermandad de la Coronación de Cristo, que mantiene su sede en este templo hasta el año 1566, en que se traslada al Convento de Montesión. Después de pasar por el Hospital de San Cosme y San Damián, la Hermandad vuelve a San Martín en el año 1588, trasladándose en 1590 al Convento del Valle, donde se fusiona ese mismo año con la Hermandad de la Santa Verónica y Nuestra Señora del Valle.