Corona de Adviento: Procedencia y Sentido.

0
1699

LA CORONA DE ADVIENTO

El año litúrgico comienza con el Tiempo de Adviento, un “tiempo fuerte”, de penitencia y de preparación a la venida del Señor en el día de Navidad.  Una de las costumbres cristianas de este tiempo es la corona de adviento.

Es unánime que la corona de adviento tiene un origen pagano. Parece que viene del Norte de Europa (algunas fuentes citan específicamente a Alemania) y estaba relacionada con el culto al dios sol al que se veneraba encendiendo velas para que volviera con su luz y calor durante el invierno.

Parece que el uso de este símbolo para celebrar el Adviento se generaliza en Europa durante la Edad Media y está completamente extendido en el siglo XVI.

La corona usa varios símbolos universales que pueden también referirse a nuestro Dios:

  • El círculo: El círculo es una figura geométrica perfecta que no tiene principio ni fin; hace referencia a la eternidad de Dios. También se refiere a nuestro amor al prójimo que nunca debe terminar.
  • Las ramas verdes: La corona se forma con un círculo de hojas o ramas, habitualmente de abeto o pino. Verde es  color de Esperanza y vida y nos recuerda que Cristo está vivo entre nosotros.
  • Las cuatro velas: nos hacen pensar en la Luz de Cristo que elimina la oscuridad del pecado en la vida del hombre, una constante en el Evangelio de San Juan.  Son tres velas moradas, color del tiempo litúrgico, y una rosada para el tercer domingo de Adviento o de Gaudete; se incluye una quinta, o de Cristo, que se enciende en el día de Navidad. Las velas se van encendiendo paulatinamente en cada uno de los domingos que representan.

Víctor T. Rodríguez-Flores