Salutación. D. Carlos Jesús Durán Marín, Pbro.

0
2550

SALUTACIÓN

En los próximos días 19,20 y 21, celebraremos un Solemne Triduo en Honor del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas.

Estos días de significativo sentido de hermandad, invitamos a todos los hermanos a participar en los Sagrados Cultos en honor de nuestro Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, para manifestarle nuestra fervorosa oración y adoración a su Divina majestad.

Vamos a meditar sobre las lecturas de estos días que concluyen el año litúrgico y que preludian un Adviento de esperanza y penitencia.

Vamos a meditar cómo nuestra Pontificia e Ilustre Archicofradía va a celebrar un Triduo Solemnísimo en alabanza de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, Rey del Universo y Coronado de Espinas, que, gracias a la excelente labor de nuestra ejemplar priostía, dignificara, sobre manera, con su celo habitual. Vamos a meditar sobre la fidelidad en la fe. Una fidelidad que implica compromiso, una fidelidad que requiere constancia, una fidelidad que rezuma fe. Una fe viva, una fe consciente, una fe vivificante que nos reviste como hermanos en una filiación divina.

Vamos a meditar sobre el valor de la alabanza a Dios, vamos a meditar sobre la alabanza al Padre que se ha hecho hombre como nosotros y que se manifiesta en el Santo Sacrificio, en el Sagrado Altar de la Propiciación. Vamos a meditar cómo ese Sacrificio de Propiciación, de compasión, redime y salva.

Renovaremos nuestras promesas de fidelidad al Altísimo. Elevaremos nuestras plegarias al Dios hecho Hombre y adoraremos la Hostia Consagrada como Sacramento de Reconciliación.

Levantaremos nuestros corazones para ensalzar a Cristo Rey del Universo, que a todos iguala y redime, que reina sobre todo y sobre todos, que reina amando hasta lo eterno, que nos hace eternos con Él.

Conoceremos la Justicia de Dios y a Dios haciendo Justicia. Conoceremos El Santo Sacramento del Altar como Víctima Propiciatoria de la mano de la Madre. De una Madre que sabe esperar, que nos espera siempre; que no desespera porque ama. ¡De nuestra Madre del Valle!

D. Carlos Jesús Durán Marín, Pbro. Arcipreste de Itálica (Vicaría Oeste).