Reglas

 

Reglas de la Real y Primitiva Archicofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, Nuestra Señora del Valle y Santa Mujer Verónica

Aprobadas por la Autoridad Eclesiástica el 8 de marzo de 2007.

TÍTULO PRIMERO

CAPÍTULO I

DENOMINACION y LUGAR DE ESTABLECIMIENTO

REGLA N° 1. Esta Archicofradía se encuentra establecida canónicamente en la Iglesia de la Anunciación, en la collación de la Parroquia del Divino Salvador, sita en la calle Laraña s/n, de la Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Invicta y Mariana Ciudad de Sevilla, sus títulos y denominación por Derecho Histórico son los siguientes:

“Pontificia, Real y Primitiva Archicofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, Nuestra Señora del Valle y Santa Mujer Verónica”.

CAPÍTULO II

ESCUDO, ESTANDARTE, EMBLEMA y MEDALLA DE LA PRIMITIVA ARCHICOFRADÍA

REGLA N° 2. Los dos escudos que componen el primitivo que representa a nuestra Archicofradía, son el de la Casa Real Española, al tener el título de Real concedido por Su Majestad D. Carlos IV en 1808 y el de Su Santidad Pío VII, que concedió el título de Archicofradía el 16 de Diciembre de 1817. Ambos escudos van acolados para señalar la unión de los títulos de Real y Archicofradía que posee nuestra Hermandad. Ambos surmontados por el emblema de la Archicofradía.

El primer escudo son las Armas Reales de España, que se blasonan de la siguiente forma: Escudo Cuartelado, el primero y cuarto cuartel corresponden a Castilla, en campo de plata un castillo de gules aclarado de azur y mazonado de sable. El segundo y tercer cuartel corresponden a León, en campo de plata un león de púrpura coronado, linguado y uñado de oro.

En escusón, en campo de azur tres flores de lis de oro, colocadas en dos y uno, rodeada de una bordura de gules, para distinguir, así, la Casa Real de España de la de Francia; esta es la llamada bordura de Anjou. Por último, entado en punta una granada al natural y hojada de sinople. Todo ello coronado por la Corona Real y rodeada del Toisón de Oro.

El segundo escudo pertenece a Su Santidad Pío VII, quien concede a nuestra Hermandad el Título de Archicofradía el 16 de Diciembre de 1817. La descripción es la que sigue: Escudo ovalado y partido. En el primer cuartel, sobre campo de oro, monte en su color sumado de una Cruz latina, sobrecargada de la palabra latina Pax. Segundo cuartel; en Jefe y campo de azur tres estrellas de ocho puntas de plata mal ordenadas. Sobre gules banda de oro con tres cabezas de moros en su color. Todo timbrado de la Tiara Papal.

La Tiara es el primer símbolo de la Heráldica Eclesiástica, se representa con tres coronas. En el siglo XII se le añaden las dos cintas por su parte posterior. Se cree que el mundo y la Cruz se añadieron en el siglo XV. Las llaves tienen un significado sobrenatural; la diestra es de oro y significa el poder que se extiende al cielo; la siniestra de plata representa el poder sobre los fieles. Están unidas por un cordón de gules, como significado de la unión de ambas potestades. Las llaves tienen los ojos hacia abajo y los paletones arriba, huecos, formando una Cruz y mirando hacia el exterior.

El emblema de la Primitiva Archicofradía es la Cruz de San Juan de Jerusalén, de Rodas o de Malta, formada por un corte diagonal en cada uno de sus ángulos y hendida en sus brazos, sobrecargada de una caña de oro en posición de traversa y de una Corona de Espinas en su color. Este emblema nos corresponde por estar nuestra Archicofradía agregada a la Basílica de San Juan de Letrán en Roma.

Este emblema es el que figura en la medalla reglamentaria de nuestra Primitiva Archicofradía y en el centro de la misma irá un busto en relieve de la Santísima Virgen del Valle y en el reverso irá la imagen de la Santa Faz. La medalla será plateada e irá colgada de un cordón de seda alternando los colores sinople y púrpura. El Hermano Mayor usará la misma medalla, pero dorada y entre los dos colores del cordón llevará un tercero de hilo de oro. Dicha medalla es de uso obligatorio en todos los actos institucionales de la Archicofradía y sobre todo en la estación de penitencia, que se llevará colgada del cuello y bajo el antifaz.

El Estandarte será una banderola rectangular, de tafetán granate, en cuya diagonal mayor irá el escudo de nuestra Primitiva Archicofradía anteriormente descrito. Irá recogido por un cordón de color granate y oro y rematado por una cruz de plata.

Otro escudo que utiliza nuestra Primitiva Archicofradía en sus enseres procesionales es el perteneciente al Cardenal Cervantes, fundador de la Hermandad de la Santa Faz. Se blasona de la siguiente forma: Escudo ovalado, en campo de plata dos ramados de seis puntas galopantes (ciervos) en su color, el uno sobre el otro. El escudo va timbrado por el capelo cardenalicio, forrado de gules y con quince borlas pendientes de cada uno de sus cordones.

Las borlas van en forma triangular y caen en cinco líneas ordenadas en uno, dos, tres, cuatro y cinco a ambos lados del escudo, sumando un total de treinta borlas.

CAPÍTULO III

HÁBITO DE LOS HERMANOS NAZARENOS

REGLA Nº 3. El hábito de Nazareno de nuestra Primitiva Archicofradía está compuesto de antifaz y túnica morada de cola larga, que caerá sobre el brazo del cofrade contrario al que porte el cirio, la cruz o la insignia. El capirote será de 1 metro y 10 centímetros para los adultos y para los menores podrá tener un mínimo de 90 centímetros de manera proporcional a su estatura.

En el centro del antifaz, a la altura del pecho, irá el emblema de la Real Hermandad, con la caña del escudo en su parte alta con dirección al corazón. Cordón franciscano blanco con caída al lado derecho y tres nudos en uno de sus cabos.

El calzado será zapato negro liso y sin ningún adorno, calcetines del mismo color o descalzo sin calcetines. Queda prohibido expresamente cualquier otro tipo de calzado que contradiga esta Regla.

El hábito de los manigueteros de los tres pasos de la Archicofradía será de terciopelo morado sin cola, con el escudo bordado en plata, con cordón franciscano en hilo de plata y guantes negros. Las túnicas de éstos serán propiedad de la Archicofradía.

CAPÍTULO IV

FINES y OBJETO DE LA HERMANDAD

REGLA Nº 4. Esta Archicofradía es una asociación de Derecho Público Canónico de fieles, cuyo principal fin es dar culto público a Dios Nuestro Señor y a Su Santísima Madre la Virgen María en sus Dolores y Corredención, a través de la veneración de sus imágenes titulares y el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, conmemorando especialmente su Sagrada Coronación de Espinas y su encuentro con las mujeres de Jerusalén en la calle de la Amargura.

REGLA Nº 5. También será fin de la Hermandad facilitar a los hermanos los medios para que puedan dar testimonio público de su fe y hacer penitencia, así como la santificación, evangelización y formación de sus miembros con el auxilio del Espíritu Santo, el perfeccionamiento espiritual de los hermanos, creando entre ellos fraternos vínculos de caridad cristiana e impulsándolos a la mutua y generosa asistencia de sus necesidades, todo ello con el asesoramiento del Director Espiritual y bajo el Magisterio de la Iglesia.

REGLA Nº 6. Potenciar las obras caritativas y asistenciales de sus miembros, haciendo llegar sus beneficios a los hermanos y hermanas necesitados en primer lugar y a todo prójimo que lo precise en general.

REGLA Nº 7. Esta Archicofradía se regirá por las normas del Derecho Universal de la Iglesia, por las Normas del Arzobispado de Sevilla y por las presentes Reglas.

TÍTULO SEGUNDO

CULTOS

CAPÍTULO I

CULTOS INTERNOS

REGLA Nº 8. Aunque litúrgicamente todos los cultos son externos por ser públicos, se denominan cultos internos los celebrados dentro del Templo. Todos los hermanos deberán llevar la medalla de la Archicofradía en los cultos internos y externos, así como en los actos en que representen a la Hermandad.

La Junta del Gobierno cuidará que en el Templo en el que nuestra Hermandad estuviera establecida y en el Altar de nuestras Imagines Titulares, se celebre con la mayor frecuencia la Santa Misa, con el fin de facilitar a nuestros hermanos y fieles cristianos la participación en la Eucaristía.

REGLA N° 9. El día 2 de Enero se celebrará Solemne Función Religiosa en honor del Niño Jesús.

REGLA Nº 10. Durante los tres días anteriores al primer domingo de Cuaresma, se realizará un Triduo en honor de Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, finalizando ese domingo con una Función Solemne en honor de este Sagrado Titular. La Junta de Gobierno acordará las fechas del Besamanos.

REGLA Nº 11. Durante el mes de Noviembre, en los tres días antes de la festividad litúrgica de Cristo Rey, se celebrará un Triduo en honor del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, finalizando ese domingo con una Función Solemne dedicada al mismo. La Junta de Gobierno acordará las fechas del Besapiés.

El día de la Función Solemne se expondrá a la veneración de los fieles la Reliquia de la Santa Espina que posee la Archicofradía.

Asimismo todos los primeros lunes de cada mes, estará expuesta a la veneración de los fieles la Santa Espina, intentando darle a dichos cultos la mayor solemnidad, al ser este el origen de la fundación de la Primitiva Hermandad de la Coronación de Espinas.

REGLA N° 12. Como culto interno, el más solemne de nuestra Archicofradía, lo constituirá la celebración de un Septenario Doloroso en honor de Nuestra Señora del Valle, que concluirá el jueves de la quinta semana de Cuaresma.

Al día siguiente, Viernes de Dolores, como es costumbre denominarlo en nuestra Archicofradía, se celebrará la Función Principal de Instituto, durante la cual se interpretará cantada, la Misa en Mib compuesta por el que fue nuestro hermano D. Vicente Gómez-Zarzuela y Pérez y que es, por donación de su autor, propiedad de esta Archicofradía. En el Ofertorio de ésta Función, los hermanos y hermanas harán pública Protestación de Fe Católica, bajo la fórmula de juramento recogida en el anexo VI.

Las fechas de Besamanos de la Santísima Virgen, las acordará la Junta de Gobierno.

REGLA N° 13. El quince de septiembre, festividad de los Dolores Gloriosos de Nuestra Señora, se celebrará Solemne Función Religiosa en honor de Nuestra Señora del Valle.

REGLA N° 14. El día dos de Noviembre, conmemoración de los fieles Difuntos, se celebrará ante el Altar de Nuestras Imágenes Titulares, la Santa Misa en sufragio de todos los hermanos fallecidos.

Asimismo cuando la Junta de Gobierno tenga noticia del fallecimiento de algún hermano de la Corporación, acordará, a través del Diputado de Cultos, la celebración de una Santa Misa en sufragio de su alma, comunicándoselo a los familiares del fallecido, para hacerles llegar nuestro hondo pesar por su pérdida.

CAPÍTULO II

CULTOS EXTERNOS

REGLA N° 15. El principal culto externo de nuestra Archicofradía es la Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral para adorar en ella a Nuestro Señor presente en la Eucaristía, que se realizará la tarde del Jueves Santo, de acuerdo con lo aprobado por la Junta de Gobierno, el Cabildo General Ordinario de Salida, la tradición y lo que apruebe la Autoridad Eclesiástica.

Si existiese causa de fuerza mayor que pudiera constituir un impedimento para la salida de la Archicofradía, la Junta de Gobierno reunida con carácter urgente en Cabildo de Oficiales, tomará la decisión de efectuar la salida o permanecer en el Templo, en cuyo caso, tendrá lugar el ejercicio de Vía Crucis en el interior del mismo, en la forma que determine la Junta de Gobierno.

REGLA N° 16. Tienen el deber de hacer la Estación de Penitencia vistiendo la túnica de nazareno, todos los hermanos mayores de once años, que estén al corriente de sus obligaciones con la Archicofradía.

Será potestad del Diputado Mayor de Gobierno la designación de costaleros, acólitos, monaguillos y servidores.

REGLA N° 17. Los hermanos cuando vistan la túnica de nazareno descrita en el título primero de estas Reglas, podrán hacerlo portando cirios, cruces, varas e insignias, por estricto orden de antigüedad.

Cada año se confeccionará una nómina de la cofradía, con todos sus puestos otorgados por estricto orden de antigüedad, sin que ningún hermano adquiera derecho a figurar en la Cofradía con insignia o puesto determinado, ni pueda reservarse para el año próximo el lugar que le haya correspondido. La Junta de Gobierno acordará lo necesario para el reparto de papeletas de sitio.

La Junta de Gobierno tendrá reservada las varas de presidencia de los tres pasos y el Libro de Reglas que será portado por el Secretario de la Hermandad. Si hubiera alguna insignia que por su especial dificultad para portarla necesitara de algunas características del hermano, la Junta de Gobierno la otorgará teniendo en consideración la antigüedad y la dificultad para portar la insignia.

REGLA N° 18. Todos los hermanos que hagan la Estación de Penitencia deberán observar inexcusablemente las siguientes normas:

  1. No usará signo externo que lo identifique, tales como anillos (salvo la alianza matrimonial), relojes, pulseras, guantes (excepto los manigueteros), grilletes, cadenas, etc.
  2. Tomará el camino más corto para llegar al Templo a la hora fijada en la papeleta de sitio y se mantendrá a lo largo del mismo cubierto con el antifaz, en silencio y con el mayor recogimiento y compostura. Igual actitud mantendrá al regreso, una vez terminada la Estación de Penitencia. Caso de imposibilidad de asistir vestido de nazareno, por existir una gran distancia desde el domicilio al Templo, podrá vestirse y desvestirse de nazareno en la Archicofradía, en las dependencias facilitadas al efecto.
  3. Una vez en el Templo, previa presentación de la papeleta de sitio para poder acceder al mismo, orará ante Nuestros Sagrados Titulares y a continuación presentará la papeleta de Sitio al Celador y se pondrá a su disposición.
  4. Fijado su sitio en la Cofradía, no podrá abandonarla sin la previa autorización de su Celador. Si por enfermedad u otra causa de igual naturaleza, el hermano no pudiera continuar, entregará su cirio, cruz ó insignia al mismo y se despojará de la túnica de nazareno en el lugar más discreto posible, pudiendo abandonar la Cofradía en ese momento.
  5. Observará durante el recorrido penitencial el más absoluto silencio y mantendrá la mirada siempre al frente.
  6. Al regreso, no abandonará el Templo, hasta que una vez entrada la Cofradía se hayan rezado las preces por los hermanos difuntos.

El incumplimiento del hermano de lo dispuesto en la presente Regla, puede dar lugar a la retirada de la papeleta de sitio por el Diputado Mayor de Gobierno, sus auxiliares o por los celadores, tomándose posteriormente las oportunas medidas en el Cabildo de Incidencias.

Las normas establecidas en la presente Regla figurarán en el reverso de la papeleta de sitio, así como cuantas otras disposiciones establezca la Junta de Gobierno y el Cabildo General de Salida.

REGLA N° 19. El orden de la cofradía será:

Abrirá la cofradía la Cruz de Guía, acompañada de dos faroles, le seguirán la Bandera Pontificia, el Pendón de la Coronación, las dos Bocinas de la Coronación, la presidencia, las andas con la Reliquia de la Santa Espina y el Paso de la Coronación de Espinas.

Continuará con la Bandera Morada, el Estandarte, las dos Bocinas de la Cruz al Hombro, la Presidencia y el paso de Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro.

Finalizará el cortejo con la Bandera Asuncionista, el Simpecado, el Libro de Reglas, las cuatro Bocinas de la Virgen, la Presidencia con el Hermano Mayor y el paso de la Santísima Virgen del Valle.

La cera será color tiniebla en los dos pasos de Cristo y blanca en el de la Santísima Virgen, llevándose los cirios durante el recorrido penitencial en la cintura al marchar. Las cruces de los penitentes, serán de madera de color negro con el emblema de la Archicofradía por las dos caras.

Todos los hermanos formarán en la Cofradía, por estricto orden de antigüedad, tal y como determinan estas Reglas. Sólo podrán participar en el cortejo los hermanos nazarenos con el hábito especificado en éstas Reglas. Los sacerdotes vestirán sotana o hábito talar de su orden, con la medalla de la Archicofradía. Los monaguillos vestirán sotana morada con roquete o sobrepelliz blanco.

El orden y compostura del cortejo procesional y la resolución de las incidencias que pudieran sobrevenir, estarán encomendadas a un grupo de hermanos llamados celadores. Los celadores no podrán abandonar el tramo asignado, salvo indicación especial del Diputado Mayor de Gobierno. Estos serán designados por el Cabildo de Señores oficiales a propuesta del Diputado Mayor de Gobierno. Los demás auxiliares que se nombren, estarán igualmente obligados a permanecer en sus puestos previamente asignados, sin que puedan permanecer delante de los pasos.

El cortejo procesional llevará un acompañamiento musical en el paso de la Coronación de Espinas, consistente en una capilla musical y cuatro niños cantores delante del mismo y una banda de música detrás del paso de la Santísima Virgen del Valle.

Durante la Estación de Penitencia, el frente de los pasos sólo y obligatoriamente se volverá al Santísimo Sacramento en el monumento catedralicio.

En el caso de que por fuerza mayor sea necesario interrumpir la procesión, las Imágenes regresarán a nuestro Templo en procesión y en el cortejo se portarán las insignias que se determinen por la Junta de Gobierno.

REGLA N° 20. También será culto externo la asistencia corporativa de nuestra Hermandad a la procesión del Santísimo Corpus Christi, organizada por el Cabildo Catedral, en cuya representación irá el Estandarte y los hermanos de la Archicofradía que lo deseen.

TÍTULO TERCERO

DE LOS MIEMBROS DE LA ARCHICOFRADIA

CAPÍTULO I

ADMISION E INGRESO DE HERMANOS

REGLA N° 21. Podrá ser hermano de esta Archicofradía cualquier bautizado de ambos sexos que no esté legítimamente impedido por el derecho canónico y sea presentado por dos hermanos con al menos un año de antigüedad. La recepción del bautismo se acreditará con la certificación correspondiente con el sello de la Parroquia.

REGLA N° 22. El ingreso en la Archicofradía se solicitará por escrito, indicando todos los datos personales, debiendo ser firmada por el interesado, si tiene edad para ello y por los dos hermanos que lo presenten y acordará su admisión la Junta de Gobierno, previo informe del Fiscal, fijándose día para la jura de las Reglas y la imposición de la medalla, según fórmula recogida en el anexo IV de estas Reglas.

CAPÍTULO II

DERECHOS y OBLIGACIONES

REGLA N° 23. Todos los hermanos tendrán los siguientes derechos:

  1. Beneficiarse y lucrarse de todas las indulgencias, privilegios y gracias espirituales concedidas a la Archicofradía y de aquellas otras que le puedan ser otorgadas como tal corporación.
  2. Asistir a todos los cultos, conforme a estas Reglas, haciendo uso de la medalla de hermano.
  3. A la aplicación delante del Altar de nuestros Titulares de una Misa en sufragio de su alma, citando a sus familiares.
  4. Derecho de voz y voto, tanto activo como pasivo en todos los cabildos generales, siempre que sean mayores de edad y tengan más de un año de antigüedad en la Archicofradía para ser electores y más de tres o cinco para ocupar cargos, según lo dispuesto en el Título IV, de Cabildo de Elecciones.
  5. Derecho a solicitar de la Junta de Gobierno, cuanta información se desee sobre la marcha y decisiones de la Archicofradía, así como a realizar las sugerencias que crea convenientes.

REGLA Nº 24. Todos los hermanos tendrán las siguientes obligaciones:

  1. Asistir a los actos de Cultos establecidos en estas Reglas y de conformidad con lo preceptuado en ellas.
  2. Llevar una vida digna, cristiana y caritativa, de acuerdo con los Dogmas y Magisterio de la Santa Madre Iglesia.
  3. Acatar estas Reglas y aceptar los acuerdos adoptados por el Cabildo General o por la Junta de Gobierno.
  4. Abonar con puntualidad las cuotas tanto ordinarias como extraordinarias que fije en cada momento el Cabildo General. Si algún hermano estuviera imposibilitado económicamente para hacer frente a dichos pagos, lo hará saber a la Junta de Gobierno, la cual discretamente le eximirá del pago hasta que cesen las circunstancias que lo motivaron.

CAPÍTULO III

DISTINCIONES y MIEMBROS HONORARIOS

REGLA N° 25. A los hermanos que hayan cumplido 75 años como miembros de la Archicofradía, se les otorgará el título de “medalla de oro”; asimismo, a los hermanos que hayan cumplido 50 y 25 años de pertenencia a la Archicofradía, se les entregará un diploma acreditativo de su antigüedad.

Todas estas distinciones serán entregadas en un día del Septenario Doloroso a la Santísima Virgen del Valle o en otros cultos importantes.

REGLA Nº 26. No se conferirán cargos honoríficos.

CAPÍTULO IV

BAJAS DE LA HERMANDAD

REGLA N° 27. Serán causas de baja definitiva en la Hermandad:

  1. Fallecimiento del hermano.
  2. Renuncia expresa.
  3. No atender durante dos años consecutivos al pago de las cuotas ordinarias y extraordinarias establecidas por la Hermandad, sin mediar petición al mayordomo de una moratoria razonada.
  4. Cualquier conducta del hermano que sea calificada como falta grave y persista en su actitud tras ser instado para que se corrija.

REGLA N° 28. Para poder dar de baja definitiva a un hermano, se deberá seguir el procedimiento establecido en el canon del Código de Derecho Canónico, así como obtener el visto bueno del Vicario General.

CAPÍTULO V

FALTAS Y SANCIONES

REGLA Nº 29. Las faltas se dividen en faltas graves y leves, según el Reglamento para tipificar las faltas que elaborará la Archicofradía.

Se consideran faltas graves, todos los actos de los hermanos que vayan en contra del Derecho Universal de la Iglesia, a tenor de los cánones y del código de Derecho canónigo, de la caridad cristiana, de estas Reglas y del buen nombre de la Archicofradía y de sus hermanos. Todas las demás faltas tendrán la consideración de leves.

REGLA N° 30. El Procedimiento formal para imponer las sanciones será el siguiente:

  1. Corrección fraterna, dándole a conocer la ley que contempla la falta cometida y la sanción propuesta.
  2. En caso de que no pida perdón reconociendo la falta cometida, se iniciará expediente sancionador.
  3. El expediente sancionador contemplará:
  • Los datos personales del hermano que ha cometido la falta.
  • Los hechos, donde tuvo lugar la falta cometida.
  • Definición de la falta, que expresamente está recogida en las reglas, o bien en el Código de Derecho Canónico.
  • El momento o momentos de la corrección fraterna, y su resultado.
  • Las pruebas recogidas sobre la falta cometida.
  • Plazo de alegaciones del presunto reo.
  1. Dictamen en Acta y Sesión de la Junta de Gobierno, aplicando, conforme a las Reglas o el Código de Derecho Canónico, la sanción que contempla la ley.
  2. El expediente sancionador se enviará al completo al Vicario General, a fin de obtener el visto bueno en relación a su aspecto formal. Hasta no obtener este visto bueno en cuanto a la forma, el presunto reo goza de todos los derechos y deberes en la Archicofradía.
  3. Obtenido el visto bueno por parte del Vicario General, la Archicofradía comunicará al hermano la sanción correspondiente.

Contra la sanción impuesta por la Archicofradía, el hermano tendrá derecho a interponer recurso ante la autoridad competente.

REGLA N° 31. Las faltas calificadas como graves darán lugar a la baja definitiva de la nómina de la Archicofradía. Las faltas denominadas leves, darán lugar a la corrección fraterna del Hermano Mayor y caso de que el hermano persistiera en su falta, podrán ser calificadas como graves.

TÍTULO CUARTO

DEL GOBIERNO y FUNCIONAMIENTO DE LA HERMANDAD

CAPÍTULO I

GENERALIDADES

REGLA N° 32. El Cabildo General de la Archicofradía es el órgano de gobierno superior de la misma, compuesto por todos los hermanos con derecho a voz y voto, tendrá plena soberanía sobre todos los aspectos de la Archicofradía, aunque sujeto a las Disposiciones de la Autoridad Eclesiástica y a estas Reglas.

Los acuerdos del Cabildo General obligan a todos los miembros de la Archicofradía, incluso los no asistentes o los que se hubiesen manifestado disconformes.

Los Cabildos Generales pueden ser ordinarios y extraordinarios.

REGLA N° 33. Todos los Cabildos se iniciarán con el rezo de las preces y la invocación al Espíritu Santo, tras lo que dará comienzo el Cabildo iniciándose la lectura del acta del Cabildo General inmediatamente anterior celebrado, para su aprobación si procede o para incluir las modificaciones a que hubiere lugar. Acto seguido, el Hermano Mayor someterá a deliberación los diferentes asuntos que compongan el orden del día por su orden, procediéndose a la votación si es necesario. Tras los ruegos y preguntas en los Cabildos Ordinarios o al terminar el orden del día en los extraordinarios, finalizaran los cabildos con el rezo de las preces por los hermanos difuntos.

La mesa estará constituida por el Hermano Mayor que será quien presida el Cabildo, el Director Espiritual o algún representante de la Autoridad Eclesiástica si asistiera, que ocupará la Presidencia de Honor, los Tenientes de Hermano Mayor, el Mayordomo, el Secretario y el Fiscal.

REGLA N° 34. El Cabildo General se convocará por medio de carta domiciliaria, con al menos 48 horas de antelación, en la que constará la fecha, lugar y orden del día, indicándose la hora de celebración en primera y segunda convocatoria con al menos media hora de diferencia.

Deberá convocarse por el Secretario con el visto bueno del Hermano Mayor.

REGLA N° 35. Se considerará validamente constituido en primera convocatoria cuando asistan al menos el 50 % de los hermanos convocados; En segunda convocatoria será válido con los miembros asistentes.

REGLA N° 36. Los acuerdos serán validamente tomados con el voto afirmativo de la mayoría simple de los asistentes.

CAPÍTULO II

CABILDO GENERAL ORDINARIO

REGLA N° 37. Los Cabildos Generales Ordinarios, serán los de cuentas, salida y elecciones.

En los Cabildos Generales Ordinarios de cuentas y salida figurará como último punto del orden del día el apartado de ruegos y preguntas, En este punto sólo podrán tomarse acuerdos de trámite o protocolarios.

REGLA N° 38. El Cabildo General Ordinario de cuentas, deberá celebrarse obligatoriamente en los dos primeros meses de cada año para rendición de cuentas del año anterior y aprobación si procede, del año en curso, ambas presentadas por el mayordomo a través de la Junta Económica.

REGLA N° 39. El Cabildo General Ordinario de salida, deberá celebrarse obligatoriamente antes de la cuaresma y en el mismo el Diputado Mayor de Gobierno informará para su aprobación de todas las cuestiones referentes a la salida procesional.   Ambos Cabildos de cuentas y salida, podrán celebrarse conjuntamente.

REGLA N° 40. Cada cuatro años y en el segundo trimestre, se celebrará obligatoriamente el Cabildo General Ordinario de Elecciones, para designar a los hermanos que en el siguiente período cuatrienal habrán de desempeñar los cargos de la Junta de Gobierno. La fecha de celebración de dicho Cabildo será fijada por la Junta de Gobierno.

Obligatoriamente y como primer punto del orden del día, figurará la rendición de las cuentas de ese año por el Mayordomo saliente y su aprobación, si procede. Con anterioridad a esta rendición de cuentas, la Junta Económica deberá dar su visto bueno.

Como segundo punto del orden del día figurará obligatoriamente el nombramiento de dos escrutadores independientes para las elecciones y a continuación como tercer punto del orden del día se celebrarán las elecciones.

REGLA N° 41. El censo electoral firmado por el Secretario y con el sello de la Archicofradía, será expuesto en nuestras dependencias durante el plazo de los veinte días naturales después de la celebración del cabildo de convocatorias de elecciones, para que todos los hermanos con derecho a voto activo, puedan comprobar su inclusión y manifestar y exigir lo que estimen oportuno durante un plazo de al menos veinte días, finalizando este plazo de reclamaciones al menos un mes antes de las elecciones.

La Junta de Gobierno, una vez resueltas las eventuales reclamaciones de los interesados, remitirá a la Vicaría General el censo de votantes y comunicará oficialmente a la misma la fecha, lugar y hora señalados para la celebración de las elecciones, así como la relación de candidatos a Hermano Mayor y la Junta de Gobierno.

REGLA N° 42. Las candidaturas deberán presentarse al Secretario de la Hermandad, al menos dos meses antes de la fecha de las elecciones, comprobándose por la Junta de Gobierno que todos los candidatos cumplen los requisitos exigidos por estas Reglas.

Las candidaturas serán encabezadas por el aspirante a Hermano Mayor seguida por toda la Junta de Gobierno, siendo listas abiertas.

REGLA N° 43. Podrán ser elegidos como Hermano Mayor, todos los hermanos mayores de edad, con al menos cinco años de antigüedad en la Archicofradía. Para los demás miembros de la Junta de Gobierno, además de la mayoría de edad se requiere tres años de antigüedad en la Archicofradía.

Además los candidatos deberán distinguirse por su vida cristiana personal, familiar y social, así como por su vocación apostólica. Deberán residir en un lugar desde el que le sea posible cumplir con su cargo. Si es de estado casado presentar junto con su candidatura la partida de matrimonio canónico así como una declaración de encontrarse en una situación familiar regular. Finalmente seguir los programas de formación cristiana que se pudieran organizar por el Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla.

No podrá ser miembro de la Junta de Gobierno quien desempeñe cargo de dirección en partido político o de autoridad civil ejecutiva.

REGLA N° 44. Los miembros de la Junta de Gobierno sólo podrán ser reelegidos una vez para un mismo cargo, pudiendo volver a desempeñarlo una vez transcurrido un periodo cuatrienal.

REGLA N° 45. La mesa estará constituida por el representante de la Autoridad Eclesiástica quien la presidirá y resolverá las cuestiones planteadas, un miembro de la Junta de Gobierno saliente que será el oficial más antiguo que no se presente a las elecciones, el secretario saliente y dos escrutadores que no podrán ser candidatos, elegidos previamente conforme a la regla 40.

Los candidatos a Hermano Mayor podrán estar presentes por sí o estar representados en la mesa electoral.

REGLA N° 46. Tras los rezos de rigor, dará comienzo la elección, cuya duración será de tres horas como mínimo, siendo el voto secreto y depositado en una urna, pasándose seguidamente al escrutinio de los votos y publicación del resultado.

Sólo en el supuesto de que hubiere tres o más candidaturas, será necesaria para la elección obtener mayoría absoluta de los votantes. Si no se obtuviera esta mayoría absoluta, se realizará una segunda votación con sólo las dos candidaturas más votadas en el plazo máximo de un mes.

Será electa la candidatura que obtenga el mayor número de votos válidos emitidos.

En caso de empate resultará elegido el Hermano Mayor que posea mas antigüedad en la Archicofradía.

La mesa electoral proclamará a los elegidos, pero la elección no surtirá efecto hasta que la Autoridad Eclesiástica lo haya confirmado. El Hermano Mayor elegido solicitará la confirmación en el plazo máximo de ocho días, acompañando el acta de la elección.

REGLA N° 47. Se admite el voto por correo de aquellos hermanos que residan, según el censo de la Hermandad, fuera de Sevilla capital o de aquellos otros que estén enfermos.

Los sobres que contengan estos votos, deberán llegar a la mesa antes de comenzar la elección, por correo certificado y con acuse de recibo y en el remite necesariamente constará nombre apellidos y DNI. del votante.

Además cada sobre contendrá en su interior una fotocopia por ambas caras del DNI., la candidatura votada y la acreditación del estado de enfermedad en su caso, mediante certificado médico oficial.

Finalizada la votación y antes de proceder al escrutinio se procederá a abrir el voto por correo. Los votos por correos que no cumplan escrupulosamente todos estos requisitos serán declarados nulos.

REGLA N° 48. Una vez recibida la confirmación de la Autoridad Eclesiástica, el Hermano Mayor elegido señalará la fecha de la toma de posesión de la Junta de Gobierno, en un plazo máximo de diez días, a partir de la notificación oficial de la confirmación.

El nuevo Secretario de la Hermandad comunicará al Vicario General y al Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla la composición de la nueva Junta de Gobierno.

CAPÍTULO III

CABILDO GENERAL EXTRAORDINARIO

REGLA N° 49. Se convocarán Cabildos Generales Extraordinarios cuando haya asuntos que requieran el conocimiento de la Hermandad, cuando deban ser modificadas estas reglas, para acordar salidas extraordinarias, cuando deban tomarse decisiones importantes o urgentes o cuando lo decida la Autoridad Eclesiástica.

Estos cabildos serán convocados por el Hermano Mayor a instancias de la Junta de Gobierno o cuando lo soliciten a la Junta de Gobierno al menos un 20 % del censo de la Hermandad actualizado a esa fecha.

El motivo o motivos del Cabildo General Extraordinario será punto único del Orden del día. Respecto de todo lo demás, regirá lo establecido para los Cabildos Generales Ordinarios.

CAPÍTULO IV

CABILDO DE OFICIALES

REGLA N° 50. El Cabildo de Oficiales de la Archicofradía es la reunión formal de los miembros de la Junta de Gobierno, constituido en órgano deliberante y ejecutivo.

En el uso de las amplias atribuciones conferidas a la Junta de Gobierno, en los Cabildos de Oficiales, se estudiará, debatirá y aprobará todo lo relacionado con la dirección, administración y gobierno de la Archicofradía.

Las deliberaciones de estos Cabildos serán secretas y los acuerdos serán tomados en el libro de actas por el Secretario.

REGLA N° 51. Serán Cabildos de Oficiales Ordinarios, los celebrados mensualmente, a excepción del mes de agosto que no habrá.

Serán Cabildos de Oficiales Extraordinarios, los que se convoquen cuando lo crea conveniente el Hermano Mayor o cuando lo soliciten al menos seis miembros de la Junta de Gobierno, debiendo celebrarse en este caso dentro de los cinco días siguientes a la petición.

Asimismo deberá celebrarse un Cabildo de Oficiales, que se denominará de incidencias, dentro del mes siguiente a la Estación de Penitencia y en el que se tratarán todas las incidencias ocurridas durante la misma.

REGLA N° 52. La convocatoria para los Cabildos de Oficiales, se hará por el Secretario, por carta individual y domiciliaria a cada uno de sus miembros, en la que se fijará lugar, fecha, hora en primera y segunda convocatoria, así como el orden del día de los asuntos a tratar y deberán enviarse al menos cinco días antes.

Excepcionalmente, para los Cabildos Extraordinarios de carácter urgente, será válido cualquier medio de comunicación y con una antelación mínima de 24 horas.

REGLA N° 53. No podrá reunirse en primera convocatoria el Cabildo de Oficiales, sin la asistencia al menos de la mitad más uno de sus miembros. En segunda convocatoria se celebrará el Cabildo sea cual fuere el número de asistente, teniendo validez los acuerdos adoptados, siempre que estén presentes el Hermano Mayor o el Primer Teniente de Hermano Mayor, el Mayordomo o Clavero y uno de los Secretarios.

REGLA Nº 54. Los acuerdos se tomaran por el voto afirmativo de la mitad más uno de los asistentes. En caso de empate decidirá el voto de calidad del Hermano Mayor o de quien haga sus veces.

REGLA N° 55. Los Cabildos de Oficiales serán dirigidos y presididos por el Hermano Mayor o el que haga sus veces. Si asistiese el Director Espiritual o algún representante de la Autoridad Eclesiástica, ocupará la presidencia de honor.

REGLA N° 56. Los Cabildos de Oficiales, una vez rezadas las preces, se iniciarán con la lectura del Secretario y aprobación si procediese del acta del Cabildo anterior. Seguidamente se desarrollará el orden del día.

El último punto del orden del día será el referente a ruegos y preguntas y se finalizará con el rezo por nuestros hermanos difuntos.

TÍTULO QUINTO

DE LA JUNTA DE GOBIERNO, DE LA JUNTA ECONOMICA Y DEL DIRECTOR ESPIRITUAL

CAPÍTULO I

GENERALIDADES

REGLA N° 57. La Junta de Gobierno de la Archicofradía es el órgano colegiado que dirige, administra y tiene atribuciones para resolver todos los asuntos de la Hermandad, estando reguladas sus facultades por lo establecido en estas Reglas.

REGLA N° 58. La Junta de Gobierno estará integrada por los siguientes cargos:

Hermano Mayor, Primer Teniente de Hermano Mayor, Segundo Teniente de Hermano Mayor, Mayordomo, Clavero, Secretario primero, Secretario segundo, Fiscal, Prioste primero, Prioste segundo, Prioste tercero, Diputado Mayor de Gobierno, Diputado de cultos, Diputado de caridad, Diputado de formación, Diputado de juventud, Consiliarios y Director espiritual.

REGLA N° 59. Los miembros de la Junta de Gobierno presidirán todos los actos que la Archicofradía celebre. Asimismo la mesa de presidencia estará integrada por el Director Espiritual, el Hermano Mayor, los dos Tenientes de Hermano Mayor, el Mayordomo y el Secretario Primero.

REGLA N° 60. Los miembros de la Junta de oficiales cesarán en sus cargos por causar baja en la Archicofradía, por renuncia al cargo, por imposibilidad de atenderlo, por sanción y por incurrir en una de las causas impeditivas previstas en las normas diocesanas.

REGLA N° 61. De quedar vacante el cargo de Hermano Mayor, lo desempeñará con pleno derecho hasta la celebración del próximo Cabildo General Ordinario de Elecciones, el Primer Teniente de Hermano Mayor, o en su defecto, el Segundo Teniente de Hermano Mayor. Cubierto el cargo, el Secretario oficiará al Ilustrísimo Sr. Vicario General de la diócesis dándole cuenta del nombramiento y solicitando su confirmación y una vez concedida, se lo comunicará al Consejo General de Hermandades y Cofradías.

Si cualquier otro cargo quedara vacante, será cubierto por quien proponga el Hermano Mayor a su prudente criterio, aprobándolo la Junta de Gobierno y siguiéndose el procedimiento indicado en el párrafo anterior.

CAPÍTULO II

HERMANO MAYOR

REGLA N° 62. Corresponde al Hermano Mayor, ostentar la representación de la Archicofradía en toda clase de actos públicos o privados, ante cualquier jurisdicción o tribunal, así como ante cualquier Autoridad eclesiástica, civil, política o militar.

En el ejercicio de sus facultades podrá conferir poderes generales o especiales, a favor de Procuradores o Letrados que defiendan los intereses de la Archicofradía.

REGLA N° 63. El Hermano Mayor es el encargado de velar por el buen funcionamiento de la Hermandad y exacto cumplimiento de sus Reglas, pudiendo delegar en cualquier miembro de la Junta de Gobierno aquellas misiones que considere convenientes.

Corresponde al Hermano mayor cuidar de que los miembros de la Archicofradía se formen debidamente para el ejercicio del apostolado propio de los laicos.

REGLA Nº 64. Convocará los cabildos, redactando el orden del día que entregará al Secretario para su comunicación.

Asimismo en los cabildos concederá el uso de palabra según el turno de petición, cuidando el buen orden de estos.

En caso de empate en los Cabildos de Oficiales, el Hermano Mayor tendrá el voto de calidad dirimente.

REGLA N° 65. Llevará la firma de la Archicofradía mancomunadamente con el Primer Teniente de Hermano Mayor, Mayordomo y Clavero, de forma que han de firmar siempre dos, bien el Hermano Mayor con el Mayordomo o Clavero, bien uno de estos dos con el Primer Teniente de Hermano Mayor, en las cuentas corrientes, libretas de ahorro o en cualquier otro documento bancario.

REGLA Nº 66. Junto con el Mayordomo, Secretario Primero y Diputado Mayor de Gobierno formará la nómina de la Cofradía en la Estación de Penitencia del Jueves Santo, correspondiéndole inexcusablemente en ella la Presidencia del paso de Nuestra Señora del Valle.

REGLA N° 67. Como máxima autoridad de la Hermandad le corresponde la dirección de la misma, pudiendo dar cuantas órdenes estime por convenientes para dicho fin, sin más limitaciones que las establecidas en estas Reglas. En caso de extrema urgencia, podrá tomar las resoluciones necesarias, dando cuenta al inmediato cabildo correspondiente.

CAPÍTULO III

TENIENTES DE HERMANO MAYOR

REGLA Nº 68. Los Tenientes de Hermano Mayor sustituirán por su orden de prelación al Hermano Mayor, en los casos de ausencia, con las mismas misiones y prerrogativas.

En la Estación de Penitencia del Jueves Santo, el Primer Teniente de Hermano Mayor presidirá inexcusablemente el Paso de la Coronación de Espinas y el Segundo Teniente de Hermano Mayor presidirá inexcusablemente el Paso de Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro.

REGLA N° 69. El Primer Teniente de Hermano Mayor, tendrá la firma en sustitución del Hermano Mayor en cuantos documentos bancarios se produzcan.

REGLA N° 70. El Segundo Teniente de Hermano Mayor, tendrá además de la sustitución del Primer Teniente de Hermano Mayor y del Hermano Mayor, como misión el fomento de la unión, convivencia y ayuda mutua entre los miembros de la Archicofradía y en especial el contacto con el Diputado de Caridad.

CAPÍTULO IV

MAYORDOMO Y CLAVERO

REGLA Nº 71. Corresponde al Mayordomo la administración y gestión de los bienes de la Hermandad, así como firmar y vigilar todos los contratos que la misma realice.

Confeccionará la nómina de la cofradía junto con el Diputado Mayor de Gobierno, Secretario Primero y Hermano Mayor.

REGLA Nº 72. También corresponde al Mayordomo la vigilancia y control de cuantos gastos hayan de realizarse con cargo a los fondos de la Archicofradía, velando para que se destinen al fin para el que fueron acordados.

Recaudará asimismo el cobro de los recibos de cuotas.

REGLA N° 73. Llevará la firma de la Hermandad, mancomunadamente junto con el Hermano Mayor, o en su caso con el Primer Teniente de Hermano Mayor, en las cuentas corrientes, libretas de ahorro y demás documentos bancarios que la Hermandad deba suscribir para su desarrollo económico.

También estará encargado de la formación del inventario de bienes, quedando bajo su custodia el original del mismo y haciéndose cargo de los efectos que entregará su custodia a los Priostes y Camareras, debiendo comprobarlo a la terminación de su mandato al hacerle entrega al hermano que le sustituya en el cargo.

REGLA Nº 74. El Mayordomo viene obligado a formar los presupuestos anuales de gastos e ingresos, tanto ordinarios como extraordinarios de forma compensada, del que rendirá cuentas a la Junta de Gobierno con anterioridad a la celebración del Cabildo General Ordinario de Cuentas y según lo tratado en la Junta Económica.

Asimismo informará trimestralmente de todas las cuentas al Cabildo de Oficiales.

El Mayordomo saliente, en funciones, facilitará todos los datos y documentos necesarios al nuevo Mayordomo elegido, para que éste pueda realizar su función. Entregará inexcusablemente el inventario y las cuentas de la Archicofradía.

REGLA Nº 75. El Mayordomo remitirá anualmente al Ilustrísimo Sr. Vicario General de la diócesis, detalle de las cuentas aprobadas en Cabildo General, para su preceptiva revisión.

REGLA N° 76. El Clavero colaborará en todo con el mayordomo, al que sustituirá en los casos de ausencia, enfermedad, fallecimiento o cese.

CAPÍTULO V

DE LOS SECRETARIOS

REGLA N° 77. Al Secretario primero le corresponden las siguientes atribuciones:

  1. Llevar el libro de actas de los Cabildos Generales Ordinarios y Extraordinarios y de Oficiales, siendo responsable de que conste fiel y puntualmente los acuerdos y velando por la trascripción de las actas.
  2. Formar parte de las mesas de los Cabildos para dar fe de lo tratado.
  3. Expedir las certificaciones con el visto bueno del Hermano Mayor.
  4. Citar según orden del Hermano Mayor y con el Orden del día que éste determine, las reuniones de la Junta o de la Hermandad para los Cabildos de Oficiales o Generales.
  5. Llevar el libro de inscripción de hermanos y listado del ordenador actualizado, cuidando que se anoten puntualmente altas y bajas.
  6. Llevar y velar por la buena marcha de la correspondencia.
  7. Dar fe de la realización del inventario, certificando la práctica del mismo, autorizándolo con su firma, con el visto bueno del Primer Teniente de Hermano Mayor y conservando bajo su custodia uno de los ejemplares.
  8. Conservar bajo su custodia el sello de la Archicofradía y autentificar con él todos los escritos que se emitan.
  9. Tendrá a su cargo la custodia del archivo, cuidando de que estos documentos estén debidamente ordenados, seleccionados y coleccionados en legajos, según su naturaleza y fecha.
  10. Distribuir y emitir las papeletas de sitio para la Estación de Penitencia, confeccionando la nómina de la cofradía junto con el Diputado Mayor de Gobierno, Mayordomo y Hermano Mayor.
  11. Dar lectura a la fórmula de protestación de fe en la Función Principal de Instituto, tomar juramento a los nuevos hermanos y a los nuevos miembros de la Junta de Gobierno, nombrados en el Cabildo de Elecciones o en las sustituciones que hubiera lugar.
  12. Portar el estandarte de la Archicofradía en todos los actos corporativos.
  13. Portar el libro de Reglas en la Estación de Penitencia del Jueves Santo.
  14. Realizará una memoria anual, con todos los acontecimientos relevantes que hayan sucedido en la Archicofradía.
  15. Hará las veces de Secretario, obligatoriamente, en todas las comisiones de gobierno que se creen.

REGLA N° 78. El Secretario Segundo colaborará en todo con el Secretario Primero, al que sustituirá en los casos de ausencia, enfermedad o fallecimiento.   En la Función Principal de Instituto portará el estandarte de la Archicofradía.

CAPÍTULO VI

DIPUTADO MAYOR DE GOBIERNO

REGLA N° 79. El Diputado Mayor de Gobierno es el responsable de la organización de la procesión en la Estación de Penitencia del Jueves Santo y en cuantas otras salidas extraordinarias se realicen, debiendo someterse únicamente al criterio del Hermano Mayor.

En unión con el Hermano Mayor, Mayordomo y Secretario Primero, confeccionará la nómina de la cofradía, señalando los puestos que los hermanos deben ocupar en la procesión.

Asimismo propondrá a la Junta de Gobierno para su aprobación, al diputado de cruz de guía, fiscales de andas y auxiliares o enlaces y cuantos otros puestos auxiliares de libre designación crea oportunos. Designará libremente a los celadores de tramo y tendrá obligatoriamente al menos dos reuniones con éstos y con los fiscales, una antes de la Estación de Penitencia para dar las órdenes y otra con posterioridad y antes del Cabildo de incidencias, para recibir éstas.

Será el responsable máximo de la cuadrilla de hermanos costaleros y asesorará al Mayordomo en la contratación de los capataces que hayan de encargarse de la conducción de los “pasos”, en la Estación de Penitencia del Jueves Santo.

CAPÍTULO VII

FISCAL

REGLA Nº 80. Al Fiscal le corresponden las siguientes atribuciones:

  1. Velar por el más fiel cumplimiento de las Reglas de la Archicofradía, así como de todos los acuerdos adoptados en Cabildos.
  2. Actuar como instructor en los expedientes que se incoen a los hermanos, informando a la Junta de Gobierno.
  3. Intervenir y fiscalizar los gastos de la Archicofradía, de manera que éstos, una vez visados por la Junta Económica, deben ser comprobados y visados por él antes de ser aprobados por el Cabildo General. Visará Igualmente los presupuestos que el Mayordomo presente para su estudio a la Junta Económica.
  4. Informar de las solicitudes de ingreso de nuevos hermanos tras comprobar que reúnen todos los requisitos necesarios para ello.
  5. Comprobará que los candidatos a las elecciones, cumplen todos los requisitos exigidos para ello por estas reglas y la normativa eclesiástica.

CAPÍTULO VIII

DE LOS PRIOSTES

REGLA N ° 81. Al Prioste Primero corresponde el cuidado, conservación y el mantenimiento en perfecto estado de todo lo relacionado con los utensilios de culto, el lugar sagrado y la custodia de las veneradas Imágenes de Nuestros Amantísimos Titulares, disponiendo sus vestiduras y exornos.

Dispondrá el montaje y exorno de los altares de culto, tanto ordinarios como extraordinarios, cuidando de la solemnidad de los mismos.

Realizará el montaje y exorno de los pasos procesionales y se encargará del cuidado de todos los enseres necesarios para la Estación de Penitencia.

Entre los hermanos, propondrá a la Junta de Gobierno, para su nombramiento si procede, aquellos que considere idóneos para desempeñar las funciones de camareros y camareras.

REGLA N° 82. Colaborará con el Diputado de Cultos, en el cumplimiento y desarrollo de las normas litúrgicas.

Notificará al Mayordomo las variaciones que se produzcan en el inventario de bienes de la Archicofradía.

REGLA N° 83. En la Estación de Penitencia del Jueves Santo, el Prioste Primero, acompañará al paso de la Santísima Virgen del Valle, el Prioste Segundo acompañará al paso del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas y el Prioste Tercero acompañará al paso de Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro.

REGLA Nº 84. El Prioste Primero será asistido en todas sus funciones del Prioste Segundo y el Prioste Tercero, que le sustituirán por su orden en caso de ausencia, enfermedad, fallecimiento o cese.

REGLA N° 85. El Prioste Primero con anterioridad a los cultos y a la Estación de Penitencia, informará a la Junta de Gobierno para su aprobación, de su proyecto y de cuantas novedades pretenda realizar, todo ello para mantener el estilo y tradición de la Archicofradía. Dará cuenta del estado de las imágenes y de los enseres de la Archicofradía a la Junta de Gobierno de forma periódica, para su aprobación.

Asimismo dará cuenta de los gastos al Mayordomo, para respetar los presupuestos aprobados.

CAPÍTULO IX

DIPUTADO DE CULTOS

REGLA Nº 86. El Diputado de Cultos es el encargado de organizar todos los cultos que la Archicofradía celebre, tanto ordinarios como extraordinarios, siempre de acuerdo con el Director Espiritual o Capellán, proponiendo a la Junta de Gobierno las fechas de los mismos, forma y solemnidad, Sacerdotes que hayan de encargarse de la predicación y cualquier otro extremo que se relacione con el culto.

Tendrá a su cargo el grupo de acólitos que ejerza este ministerio en los actos de cultos de la Archicofradía, designando su vestuario de acuerdo con las normas litúrgicas y los usos y costumbres tradicionales de la Archicofradía.

REGLA N° 87. Velará para que las Misas se celebren en tiempo y forma con orden y solemnidad.

Llevará el libro de intenciones de Misas, recibiendo los estipendios y limosnas, bajo recibo y haciendo entrega del efectivo al Mayordomo.

Cuidará muy especialmente por la celebración de sufragio de cada uno de los hermanos difuntos, acordando con el Hermano Mayor y familiares las fechas de los mismos.

CAPÍTULO X

DIPUTADO DE CARIDAD

REGLA N° 88. El Diputado de Caridad será el encargado de distribuir los bienes y efectivo que la Hermandad destine a este fin. Asimismo será el encargado de organizar las campañas de recogida de dinero, alimentos y ropas para su posterior distribución entre los más necesitados.

Organizará las visitas y auxilio personal a todos los que necesiten de la acción de caridad de la Archicofradía.

REGLA N° 89. Cuidará de que se destine en los presupuestos anuales, al menos un cinco por ciento de los ingresos por cuotas, para obras de caridad.

CAPÍTULO XI

DIPUTADO DE FORMACION

REGLA Nº 90. El Diputado de formación será el responsable de organizar, con la colaboración del Director Espiritual, retiros y convivencias, para conseguir una mayor formación religiosa actualizada de todos los hermanos.

Asimismo organizará charlas, coloquios y conferencias, al objeto de conocer los problemas de actualidad y para que puedan los hermanos juzgar con recto criterio acomodado a la moral en general y a la idea Cristiana de la vida en particular.

CAPÍTULO XII

DIPUTADO DE JUVENTUD

REGLA N° 91. Es el encargado de fomentar el apostolado y la unión entre los jóvenes hermanos de la Archicofradía.

Para realizar su labor, mantendrá una estrecha colaboración con Priostía, Diputado de Formación, Diputado de Cultos y Diputado de Caridad, dedicando especial atención al grupo de Acólitos y Costaleros.

CAPÍTULO XIII

CONSILIARIOS

REGLA N° 92. Los consiliarios son los asesores próximos y directos del Hermano Mayor y realizarán aquellas misiones que este les encargue o en ellos delegue.

Los Consiliarios serán un mínimo de tres y un máximo de seis y su orden de nombramiento, será el de antigüedad en la Archicofradía.

CAPÍTULO XIV

AUXILIARES DE LA JUNTA DE GOBIERNO

REGLA Nº 93. La Junta de Gobierno podrá designar a unos auxiliares de la misma, cuyo número no podrá exceder de diez, los cuales se adscribirán a las distintas diputaciones.

Podrán asistir a los Cabildos de Oficiales, con voz pero sin voto.

CAPÍTULO XV

DE LAS CAMARERAS y CAMAREROS

REGLA Nº 94. La Junta de Gobierno designará entre las hermanas, a propuesta del Prioste Primero, las Camareras de Nuestra Sra. del Valle, Santas Mujeres y altares, correspondiéndoles el cuidado de todo cuanto se refiera a los ornamentos sagrados, manteles, accesorios del altar, corporales, purificadores, albas y ajuar de la Santísima Virgen.

Para sus fines tendrán de mayordomía la asignación económica necesaria.

Dichos cargos cesarán, al terminar el mandato de la Junta de Gobierno que los nombró.

REGLA N° 95. La Junta de Gobierno designará entre los hermanos, a propuesta del Prioste Primero, los Camareros de los dos Cristos titulares, los cuales se ocuparán del cuidado de todo cuanto se refiera al ajuar de los Cristos.

Dichos cargos cesarán al terminar el mandato de la Junta de Gobierno que los nombró.

REGLA N° 96. Camareros y Camareras estarán bajo la supervisión del Prioste Primero, el cual les asesorará y dirigirá en sus labores.

CAPÍTULO XVI

DE LA JUNTA ECONOMICA

REGLA N° 97. La Junta Económica estará formada por el Hermano Mayor que la presidirá, el Secretario, el Mayordomo y tres hermanos, no miembros de la Junta de Gobierno, que se elegirán anualmente en el Cabildo General ordinario de cuentas.

REGLA N° 98. La Junta Económica tiene como misión fundamental, visar el presupuesto anual de gastos e ingresos de forma nivelada, presentada por el Mayordomo para cada ejercicio económico, así como de los presupuestos extraordinarios.

Una vez supervisado dicho presupuesto será sometido a la aprobación del Cabildo General Ordinario de Cuentas, previo conocimiento y aprobación del Cabildo de oficiales y dictamen favorable del Fiscal.

Posteriormente a la aprobación por el Cabildo General Ordinario de Cuentas, se remitirán al Vicario General.

CAPÍTULO XVII

COMISIONES DE GOBIERNO

REGLA N° 99. Para el mejor desarrollo de la vida de la Archicofradía, la Junta de Gobierno podrá crear comisiones de gobierno encargadas de distintos trabajos específicos. El cometido de estas comisiones será de una parte el asesoramiento y de otra la realización de las tareas para las que fueron creadas.

El número de componentes y cometido de las comisiones se acordará por la Junta de Gobierno. El Hermano Mayor será presidente de todas ellas o podrá delegar tales funciones en quien considere oportuno y el Secretario actuará como tal en todas ellas.

CAPÍTULO XVIII

DIRECTOR ESPIRITUAL

REGLA N° 100. Al Director Espiritual, que será el presidente honorífico de todos los actos celebrados por la Archicofradía, le corresponden las siguientes atribuciones:

  1. Cuidar con el mayor celo de la vida espiritual de los hermanos y de que estos cumplan las disposiciones emanadas de la Autoridad Eclesiástica.
  2. Dar cauce a los cultos que tradicionalmente celebre la Archicofradía.
  3. Aconsejar y opinar en todos los Cabildos, pero no votar, excepción hecha de haber sido recibido como hermano, caso en el que votará sólo en el Cabildo General como uno más.

TÍTULO SÉXTO

DEL PATRIMONIO, RECURSOS ECONOMICOS Y ADMINISTRACION

CAPÍTULO I

PATRIMONIO

REGLA N° 101. El patrimonio de la Archicofradía se compone de todos los bienes, derechos, acciones y obligaciones que le pertenecen y que se reflejan en el libro inventario según prescriben estas Reglas.

El libro inventario de bienes, se actualizará como mínimo cada cuatro años, bajo la supervisión del Primer Teniente de Hermano Mayor y en él constarán todos los bienes de la Hermandad.

De acuerdo con el canon del código de Derecho Canónico, en todo lo referente a la economía de los bienes de la Archicofradía se observará lo dispuesto en el libro V, “de los bienes temporales de la Iglesia”, del Código, así como en el Derecho particular sobre la administración de los bienes eclesiásticos.

CAPÍTULO II

RECURSOS ECONOMICOS

REGLA N° 102. Los recursos económicos de la Archicofradía se deberán a las cuotas de los hermanos y a las donaciones que se reciban, Si estas se realizasen para un fin determinado, caso de aceptarse por la Junta de Gobierno, se destinarán exclusivamente a esa finalidad.

REGLA N° 103. En la administración de los bienes de la Archicofradía, debe brillar siempre la caridad cristiana y la sobriedad evangélica, compatibles con la dignidad y el decoro propios de nuestra tradición y del culto debido al Señor y a su Santísima Madre.

De acuerdo con el Art. 58 de las Normas Diocesanas para Hermandades y Cofradías, para subvenir a las necesidades de la Diócesis, la Archicofradía aportará al Fondo Común Diocesano, una cantidad anual, proporcionada a sus ingresos.

CAPÍTULO III

ADMINISTRACIÓN ECONOMICA

REGLA N° 104. El ejercicio económico de la Archicofradía comenzará en enero y terminará el 31 de diciembre del mismo año.

REGLA N° 105. Las cuentas del ejercicio económico de la Hermandad, estarán a disposición de los hermanos durante diez días anteriores de la celebración del Cabildo General de Cuentas.

En cualquier momento los hermanos podrán solicitar del Mayordomo información y aclaración sobre las cuentas y marcha económica de la Hermandad.

TÍTULO SÉPTIMO

DISPOSICIONES FINALES Y EXTINCIÓN

REGLA N° 106. La Archicofradía hace formal declaración de amor, respeto y filial obediencia a la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, a la Santidad del Sumo Pontífice y a la autoridad del Obispo Titular de la Archidiócesis de Sevilla, sometiéndose a sus mandatos y decretos.

REGLA N° 107. Si la Archicofradía viniese a menos hasta el extremo de que sólo quedasen dos hermanos de la misma, recaerán sobre estos todos los derechos de aquella mientras subsista, siendo de aplicación para el caso de disolución las disposiciones correspondientes del Derecho Canónico.